Magnus Carlsen, dos reveses psicológicos en un match igualado ante Karjakin

Magnus Carlsen no puede explicar qué le ha sucedido a la “vieja” versión de sí mismo en el match por la corona universal ante el ruso Sergey Karjakin. Probablemente en cualquier otro momento de su muy exitosa carrera, el prodigio noruego tendría ventaja de 2-0 frente al retador; sin embargo, no ha podido concretar ventajas (y él es muy bueno en esto) en dos partidas consecutivas y ahora sobre el tablero cae una pesada pregunta, ¿quién podrá recuperarse más rápido? Carlsen sabe que ha jugado mejor y no ha concretado; mientras, Karjakin se ha defendido muy bien, aunque debería estar perdiendo, así que respira aliviado después de terminar el primer tercio del duelo con empate a dos puntos.

Las dos primeras partidas del match fueron aburridas. No por el resultado, sino porque no hubo posibilidades reales de victoria para ninguno de los dos. Parecía que el tercer cotejo seguiría el mismo rumbo que sus antecesores; pero…Carlsen siendo Carlsen, con blancas, trató de complejizar una posición igualada (torre, caballo y cinco peones para las blancas contra torre, alfil y también cinco peones para las negras). En el movimiento 35 ganó un peón y, para completar el escenario de desesperación, el ruso tenía serios problemas con el tiempo. No obstante, Karjakin logró salir del enredo, pero estaba contra las cuerdas. Carlsen fue ampliando la ventaja y, en el movimiento 71, colocar a su torre en e1 le hubiera dado, tal vez un minuto más tarde, la victoria, porque habría crecido la presión sobre los dos peones aislados en las columnas “a” y “g” del negro.

El campeón del mundo no vio esa continuación y, de seguro, Karjakin respiró aliviado con 71. Ca5, porque con jugadas precisas garantizó que el peón por “a” fuera suficiente amenaza para garantizar la división del punto.

24 horas más tarde, en otra Ruy López, Karjakin entró en problemas desde que tomó con su alfil el peón de c4, en el movimiento 19. A partir de allí fue todo Carlsen. Los cambios de piezas dejaron en una mejor posición al negro, que, con su pareja de alfiles, tenía mucha más movilidad y parecía que podría explotar mejor la estructura de peones en el flanco rey (2 contra 1). Sin embargo, el campeón volvió a errar con 45…f4 y, luego, Karjakin se defendió muy bien. Después de más de siete horas, cuando sobre el tablero quedaban tres peones para cada bando, más alfil contra caballo, Carlsen concedió el empate.

Tras dos muy tensas partidas, el día de descanso será bien recibido por ambos. Veremos cómo afrontan el segundo tercio del match…

Vea además:
Descargue todas las partidas del match Carlsen vs. Karjakin [en .pgn]