Mundo loco: el ajedrez es “obra de Satanás”, dicen en Arabia Saudita

ajedrez, Arabia Saudita

La noticia me pareció tan absurda que tuve que buscar más de cinco fuentes de información para corroborarla, pero todas confirmaban lo mismo:  en Arabia Saudita, según un líder religioso de cuyo nombre no quiero acordarme (ni lo haré), el ajedrez es “obra de Satanás” y supone la “pérdida de tiempo y dinero”; además, el “ajedrez hace pobre al hombre rico y rico al pobre”. Ante tanta “profundidad de pensamiento” no tengo más remedio que burlarme, aunque ciertamente es un tema muy serio.

Para “argumentar” su veto, el líder religioso equiparó el ajedrez a los juegos de azar, prohibidos en el Islam. El edicto de este “sabio hombre”, se considera una opinión legal, pero no es exactamente una prohibición.

Tanto desatino despertó la ira de no pocos en el mundo. Incluso la asociación saudí de ajedrez mostró su sorpresa y divulgó fotografías de las partidas y torneos que celebran con frecuencia en el país. Otros internautas han optado por burlarse de este adalid del wahabismo, una rigorista rama del Islam suní, considerada caldo de cultivo de organizaciones terroristas.

Quizás lo más triste sea comprobar que la amenaza de este extremista contra el ajedrez no es la primera, ni será la última en el Oriente Próximo. Recuerda el diario El Mundo que, en Irak, el gran ayatolá Ali al Sistani -la máxima autoridad religiosa chií del país- insiste en que el ajedrez es un juego prohibido; mientras, en Irán fue declarado “haram” (ilícito) tras la revolución islámica de 1979. Sin embargo, nueve años después, el ayatolá Jomeini levantó la prohibición siempre y cuando no se convirtiera en un juego de azar.