Después del Mundial de Daegú, un recuento histórico

Moreno, máxima ganadora de medallas para Cuba en Mundiales de atletismo
Moreno, máxima ganadora de medallas para Cuba en Mundiales de atletismo

Después del Campeonato mundial de 1997, organizado por Atenas, en el que la delegación cubana concluyó en un brillante tercer puesto, el reto era enorme, porque para todos quedaba claro que repetir esa posición sería muy difícil.

En 1999 Sevilla acogió  a la séptima edición del Mundial. Las principales esperanzas cubanas estaban centradas en Iván Pedroso y el “saltamontes”, como apodaban al multicampeón, no defraudó. Con un salto de 8,56 metros derrotó al español Yago Lamelas y conquistó su tercer título de forma consecutiva.

Esta era una medalla segura; pero la otra corona sí fue inesperada. En los 400 metros con vallas Daimí Pernía hizo la carrera de su vida y con un esfuerzo extraordinario en los segundos finales superó a la marroquí Bidouane. La diferencia entre ambas mujeres fue de apenas una centésima.

Los triunfos de Pedroso y Pernía fueron las mejores noticias para Cuba en Sevilla; aunque hubo más medallistas. En los 110 metros con vallas Anier García concluyó cerca del monarca, el británico Colin Jackson; mientras la triplista Yamilé Aldama alcanzó la plata.

La primera edición del Mundial en el siglo XXI se desarrolló en Edmonton, Canadá, en 2001. En esa ciudad los cubanos cumplieron una buena actuación, pues finalizaron con seis preseas, como había sucedido en Atenas, en 1997; aunque esta vez se logró un título menos. La gran estrella volvió  a ser Pedroso quien se despidió del podio mundialista con su cuarta corona. Fue su triunfo más reñido y en el que menos saltó: 8,40 metros.

El área de lanzamientos dejó dos agradables sorpresas para la delegación cubana. En el martillo la camagüeyana Yipsi Moreno aventajó a la favorita rusa Olga Kuzenkova por cuatro centímetros y, en la jabalina, Osleidys Menéndez envió el implemento más lejos que todas sus rivales. En los 110 metros con vallas, Anier García repitió la plata de Sevilla, superado ahora por el norteamericano Allen Johnson. Otra atleta que colgó una nueva medalla en su cuello fue Daimí Pernía. Ella no pudo reeditar su corona y finalizó en el tercer puesto.

Luego de tres excelentes Mundiales, el atletismo cubano descendió notablemente en la cita organizada por París, en 2003, porque con solo dos medallas terminó  en la oncena posición. La única campeona fue la martillista Yipsi Moreno quien superó nuevamente a la rusa Olga Kuzenkova; mientras el triplista Yoandri Betanzos obtuvo la plata, con un salto de 17,28 metros.

El bache en el rendimiento fue momentáneo, ya que en el regreso del Mundial a Helsinki, en 2005, los cubanos ganaron, por tercera ocasión, seis preseas, divididas en dos de oro y cuatro de plata. Con este total nuestro país terminó  en el cuarto lugar entre las 33 naciones que lograron una medalla.

La noticia más destacada de ese Campeonato fue el récord mundial impuesto por Osleidys Menéndez. La matancera lanzó la jabalina hasta los 70,71 metros y recuperó la corona universal. Sobre la pista, Zulia Calatayud ganó el título en los 800 metros planos, con una amplia ventaja sobre la ocupante del segundo puesto, la marroquí Benhassi. Tres de las cuatro medallas de plata las alcanzaron atletas del área de saltos. En la altura, Víctor Moya propició que Cuba volviera al podio de premiaciones en esa modalidad, después del retiro de Javier Sotomayor.

Además, Yoandri Betanzos repitió el segundo lugar de París y la triplista guantanamera Yargelis Savigne obtuvo su primera medalla mundialista. Cerró  la lista la martillista Yipsi Moreno quien no pudo retener las coronas de 2001 y 2003.

En 2007 el Mundial lo organizó Osaka y los cubanos quedaron lejos de sus pronósticos. Solo tres medallas y el onceno lugar compartido significaron un  nuevo retroceso. La reina fue la triplista Yargelis Savigne. Esta espectacular mujer, en su primer salto, alcanzó los 15,28 metros. La plata fue al cuello de Moreno y el bronce lo obtuvo la discóbola Yarelis Barrios.

Al ganar su cuarta medalla Yipsi se convirtió en la atleta cubana más premiada en los Mundiales. Dos títulos y dos preseas de plata prueban que la camagüeyana estuvo, durante casi una década, en la cima del lanzamiento del martillo.

La siguiente parada de los Mundiales fue en Berlín, en 2009. Allí, por cuarta vez en la historia, la delegación logró seis medallas; aunque solo una fue de oro y esta la conquistó Yargelis Savigne. En la capital germana Mabel Gay concluyó segunda y acompañó a Savigne en la ceremonia de premiación.

Hubo otras tres preseas de plata, ganadas por el decatlonista Leonel Suárez, la discóbola Barrios y el jabalinista Guillermo Martínez. Con bronce finalizó  el triplista Alexis Copello.

Finalmente, en Daegú, en 2011, vivimos no pocas sorpresas. Por primera vez desde 1993 Cuba terminó un Mundial sin un título. Esto colocó a nuestro país en una decepcionante decimoctava posición. La amplia delegación alcanzó cuatro medallas: una de plata y tres de bronce.

El saltador de pértiga Lázaro Borges fue la gran noticia, con su impresionante salto hasta 5,90 metros; mientras el jabalinista Martínez, la discóbola Barrios y el decatlonista Leonel Suárez descendieron desde la plata, en Berlín, hasta el bronce en la urbe coreana. En el recuento no puede quedar fuera la final de los 110 metros con vallas. Dayron Robles entró primero en la meta y parecía que había conquistado el único título que le faltaba en su rico palmarés; sin embargo, el chino Liu Xiang protestó por dos roces accidentales que le propinó Robles durante la competencia y los jueces, al analizar el video, descalificaron al recordista mundial. Sin dudas fue una polémica decisión de la que se habló por un largo tiempo.

En total, en las trece citas mundialistas, los atletas cubanos han obtenido 49 preseas. Individualmente, Iván Pedroso, con cuatro títulos y Yipsi Moreno, con cuatro medallas, han sido los más destacados; pero ya sabemos que en el deporte no todo puede verse de forma cuantitativa, así que también son inolvidables las actuaciones de Javier Sotomayor, Ana Fidelia Quirot, Yargelis Savigne y Osleidys Menéndez. Todos ellos obtuvieron dos coronas.

Publicado en Habana Radio

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido

4 comentarios sobre “Después del Mundial de Daegú, un recuento histórico

  • el 8 septiembre, 2011 a las 1:49 pm
    Permalink

    Respeto tu opinión, pero la accidentabilidad es bien dudosa, en la valla en la que el chino lo rebasa, en una prueba tan coordinada y técnica, Dayron eleva su mano derecha al llevarla atras y se encuentra con la muñeca izquierda del chino.
    Es dificil creer que haya sido intencional, pero una cosa es la intención y otra los reflejos, que responden a una señal de peligro cuando lo están rebasando….
    solo Dayron sabe…

    • el 12 septiembre, 2011 a las 7:19 pm
      Permalink

      Saludos Jorge….las polémicas, dudas (los chinos montaron un show mediático) sobre la final de los 110 metros con vallas seguirán y es difícil ponerse de acuerdo. Después de ver en varias ocasiones y con diferentes tomas la carrera, pues sí creo que la descalificación es correcta; pero no me parece que hubiera intención por parte del cubano de entorpecer la carrera del chino. Hubiera sido una decisión muy tonta. El asiático incluso voltea su rostro hacia el cubano, como diciéndole, “socio, ¿qué has hecho?”. Robles casi no celebró (a diferencia de los extravagantes gestos luego del gran triunfo en la final de Beijing 2008), porque supongo que sabía que había hecho algo mal. De cualquier forma y no creo que sea chovinista, Robles es el mejor del mundo y lo acaba de demostrar en la final de la Liga del Diamante. Bien por Xiang que logró recuperarse de una lesión muy seria; aunque según los chinos, de no haberse producido el roce, pues el asiático hubiera obtenido el título en Daegú. Eso queda en el campo de la especulación…

  • el 8 septiembre, 2011 a las 11:48 pm
    Permalink

    Miguel. Como bien usted dice el caso del atletismo cubano es decepcionante. Pero le corrijo algo; el caso de Dayron en los 110 con vallas fue bochornoso. Usted no puede llamar roce a algo que no lo fue. Si mirara la repeticion de la carrera(vista de frente) se dara cuenta que el cubano sujeta al chino, en mas de una ocasion. La tecnica de braceo del nuestro es fuera de lo usual. Una cosa es roce y otra sujetar. Dayron es recordista y campeon olimpico, tiene cierto prestigio asi que , la comision de apelacion reviso muy cuidadosamente la carrera desde diferentes angulos para no ser injustos. La descalificacion no fue por roce sino por sujetar,(dos veces); y fue el resultado de la intencion del cubano; que dicho sea de paso evito que el chino ganara la carrera. Asi que, no haga eco de los errores de los comentaristas deportivos de de la radio y tv cubana aduciendo que fue despojado.El propio Dayron fue quien se descalifico por hacer trampas. De ahi lo penoso del caso.Gracias.

    • el 12 septiembre, 2011 a las 7:16 pm
      Permalink

      Saludos Juan y gracias por comentar en mi blog. Sin dudas la final de los 110 metros con vallas fue la más polémica del Mundial. Todos queríamos ver a Bolt imponer un récord en los 100 metros planos; pero parece que los “nervios” lo llevaron a cometer una infantil arrancada en falso y, como regla pareja para todos, fue descalificado (el premio para un récord mundial en Daegú era 100 mil USD, así que es comprensible el empeño del jamaicano). Ya la IAAF (en una postura muy criticable) anunció que no revisará la regla de las arrancadas en falso, por lo que los récords en la velocidad, sobre todo en las mujeres (inamovible la Florence Griffith), podrían permanecer en los libros por ¿medio siglo más? Escribí mi brevísimo artículo sobre Robles unos minutos después de conocer la decisión sobre la final de los 110 metros con vallas. Confieso que disfruté la carrera y sí me sorprendió que el cubano celebrara “un poco apagado” un triunfo que de seguro había añorado durante mucho tiempo. Abrazó a Xiang (quizás le pidió disculpas). Sabía que había hecho algo mal. Las múltiples repeticiones muestran los dos roces de Robles, el último de ellos realmente le hizo perder el paso al chino. No creo que esos golpes fueran intencionales. El cubano no los necesita para ganar. Después de conocerse el veredicto final comenzaron las especulaciones y tal vez nuestra prensa no fue objetiva (nos cuesta reconocer cuando nos equivocamos). Por tanto, la descalificación del cubano fue correcta (aunque duela admitirlo), pero sienta un precedente: cada vez que se produzca uno de los tantos roces, comunes en esta especialidad, vendrá una protesta. Robles todavía no es campeón mundial; pero es el mejor del mundo y lo acaba de demostrar en la final de la Liga del Diamante, con un excelente 13,01 (muy mal Oliver, otra vez). Ojalá tenga fuerzas para llegar en buena forma al Mundial de Moscú, en 2013 y en Londres repita su título olímpico…Saludos…

Comentarios cerrados.