La caída de Odlanier Solís

Sus tan esperados 15 minutos de fama terminaron en solo 179 segundos, en el mismo primer round del muy publicitado combate por la corona del Consejo mundial de boxeo frente al veterano ucraniano Vitali Klitschko. Las dañadas rodillas del campeón olímpico cubano Odlanier Solís no resistieron la fuerte preparación ni mucho menos el golpe propinado por el europeo.

La derecha de Klitschko impactó el lado izquierdo del rostro de Solís y este cayó  de espalda, antes de doblar la rodilla. El conteo del árbitro llegó a diez. Poco después el tatuado peleador que no parecía tener rivales en el amateurismo tuvo que ser conducido a un hospital, en Berlín.

Allí su representante, el hombre que pagó una alta cifra para que Solís decidiera continuar su carrera muy lejos de los entrenadores que lo condujeron a la gloria olímpica, confirmó una escalofriante noticia que podría echar a perder su “inversión”: Solís sufrió graves lesiones en su rodilla derecha. En términos médicos, “desgarros en el ligamento anterior cruzado y el menisco externo. También hubo daños en el cartílago de la rodilla.”

Los comentarios de la pelea realmente fueron muy negativos contra Solís y sus preparadores, quizás porque todos ellos sabían que la rodilla del peleador habanero estaba dañada mucho antes de que él subiera al ring; sin embargo, mantuvieron el combate, porque había mucho dinero de por medio, incluso para el perdedor.

Más de 20 mil personas asistieron a la Lanxess Arena, con la esperanza de presenciar un combate cerrado, que había recibido una exagerada cobertura mediática y que fue transmitido en vivo (los 179 segundos) por Epix, la nueva cadena de televisión por cable estadounidense. Los abucheos que recibió el cubano demuestran cuán decepcionados estaban los fanáticos por el deslucido desenlace del duelo.

Con 30 años la carrera de Odlanier Solís está acabada. Creo que nadie debería sentirse feliz con la noticia. Me hubiera encantado que el fornido boxeador, amplio líder de los 91 kilogramos en el mundo, siguiera dándoles medallas doradas a Cuba, en los más disímiles eventos internacionales; pero él decidió seguir otro camino. Lamentablemente ese camino parece que no terminará de la forma soñada por el hombre que ganó el título olímpico en Atenas, el hombre que estaba destinado a seguir los pasos del gran Félix Savón.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

About micolumnadeportiva

Soy periodista y profesor de Periodismo Hipermedia en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana