Camino al Súper Bowl LI: I´m a Cowboy

Creo que nadie pudo imaginar, al inicio de la temporada 2016-2017, que los dos equipos que, unos meses antes, disputaron el Súper Bowl 50, quedarían fuera de la postemporada. Es cierto que los Broncos de Denver estrenaban un nuevo mariscal de campo, tras el retiro de Peyton Manning y que las Panteras de Carolina no tenían a Josh Norman en la defensiva; pero, de cualquier forma, de seguro muchos incluimos inicialmente a estos dos equipos entre los seis de cada conferencia que jugarían playoff en enero. El terreno mostró una realidad diferente.

DOMINIO PATRIOTA

¿Qué decir del dominio de los Patriotas de New England en la Americana? Recordemos que este equipo pasó un cuarto del calendario regular sin el mariscal de campo más completo de la NFL, ya que Tom Brady cumplía un absurdo castigo por el tan llevado y traído tema del ovoide desinflado en los playoff del año pasado. Ante la ausencia de su estrella, el genio de Bill Bellichick logró salir “ileso” (con marca de 3-1) del complicado inicio, con el trabajo combinado de Jimmy Garoppolo y del novato Jacoby Brissett. Luego, como es usual, nadie pudo detener a los Patriotas, que terminaron con el primer puesto de la Conferencia (14-2), el bye en la semana inicial de playoff y, además, jugarán como locales en el partido divisional (y en la final de Conferencia, porque creo que llegarán hasta ese juego y más allá…). Lo de Brady fue sensacional: en 12 juegos, completó 291 de los 432 pases que lanzó (67.4 %) para un total de 3554 yardas, 28 touchdowns y apenas dos intercepciones. Y esto a los 39 años…

Los Acereros de Pittsburgh no comenzaron bien, pero terminaron a toda máquina, para ganar el Norte y son amplios favoritos para dejar en el camino a los Delfines de Miami, probablemente la mayor sorpresa de la Americana, con su primera aparición en playoff desde 2008. Sin el mariscal de campo Ryan Tannehill y con Ben Roethlisberger, Le’Veon Bell y Antonio Brown en perfecto estado de salud, los Acereros deben salir sin grandes problemas de este reto.

El Sur fue, por mucho, la división más floja de todas. Los Texans de Houston todavía están lamentando el enorme contrato que le dieron a Brock Osweiler, pero gracias al irregular desempeño de los Colts de Indianápolis y de los Titans de Tennessee (otro de los equipos que más creció en la Conferencia) garantizaron el título divisional y recibirán, me parece que sin muchas opciones, a los Raiders de Oakland.

Hasta la última semana del calendario regular, los Raiders dominaron el Oeste. Solo necesitaban una victoria ante los Broncos para garantizar el bye en la primera semana y acoger el partido divisional; sin embargo, sin Derek Carr en la alineación, los Raiders cedieron y, con la victoria de los Chiefs en San Diego, hubo cambio de líder en el Oeste. Por tanto, Kansas City tendrá una semana de descanso y los Raiders, que llegan a los playoff por primera vez desde 2002, tendrán que moverse hasta Houston. Allí salen como favoritos, pero….

I´M A COWBOY, ON A STEEL HOURSE I RIDE…I´M WANTED, DEAD OR ALIVE

Cowboys de Dallas fue el equipo más seguido en la NFL. Quizás al inicio pocos vieron a esta selección como favorita al Súper Bowl LI y razones había para ello: NADIE podía imaginar que Dak Prescott no solo llenaría el hueco dejado por el entonces lesionado Tony Romo, sino que se quedaría con su puesto, ni que el novato Ezekiel Elliot terminaría la temporada entre los candidatos a MVP de la NFL. Ni siquiera los más empedernidos fanáticos de los Cowboys pudieron predecir tan formidable escenario.

Pero 17 semanas después, los Cowboys terminaron como el mejor equipo en la Nacional, con el bye en la primera semana y ventaja de local para el resto de los playoff. Todo o nada para Dallas este año.

En el Norte, el repunte de los Packers de Green Bay fue absolutamente formidable. Su triunfo final, ante los Leones de Detroit, le dio el título divisional y les permitirá recibir, en el siempre gélido y complicado Lambeau Field, a los Gigantes de Nueva York, en el partido que promete ser el más entretenido de la semana de comodines.

El otro gran favorito (creo que incluso por encima de los Seahawks) para discutir el título en la Nacional es Falcons de Atlanta. Bajo el liderazgo de Matt Ryan, este equipo fue imparable en el Sur y terminó como segundo en la Nacional, por lo que también tendrá semana libre. Por último, el Oeste fue una gran decepción. Lo de los 49ers de San Francisco fue risible, ni hablar de los Rams de Los Ángeles y, para facilitar el paseo de Seattle, Cardinals de Arizona ni se pareció al equipo que un año atrás luchó por el título de la Conferencia.

Calendario de playoff de la NFL

Sábado, 7 de enero

4:35 p.m. ET por ESPN — Oakland en Houston (Oakland, port res)

8:15 p.m. ET por NBC — Detroit en Seattle (Seattle, por siete)

Domingo 8 de enero

1:05 p.m. ET por CBS — Miami en Pittsburgh (Pittsburgh, por siete)

4:40 p.m. ET por FOX — NY Giants en Green Bay (GB por tres)