Leinier Domínguez ha ascendido en el ranking mundial de ajedrez.

Leinier Domínguez, ¿regresará al Top 10 del mundo?

Leinier Domínguez vuelve a asombrarnos con su capacidad para reencontrarse con su mejor nivel ajedrecístico. Cuando parecía que la posibilidad de retornar a la súper elite se desvanecía después de una serie de malos resultados que, incluso, lo acercaron a la barrera de los 2700 puntos de coeficiente ELO, el mejor trebejista de Iberoamérica ha jugado muy bien en tres torneos consecutivos y sus excelentes actuaciones lo colocaron nuevamente en el Top 20 del ranking mundial.

En sus 24 partidas más recientes, Leinier ha obtenido 11 triunfos y 13 empates. En este período su ELO ha crecido 38 puntos y, ahora, con 2752 unidades aparece en la posición 17 del ELO en vivo de la FIDE.

El repunte comenzó en el torneo de Dortmund. Leinier llegó allí tras protagonizar una pobre actuación en la 51 edición del Memorial Capablanca, celebrado en Varadero, donde entabló nueve partidas y cedió frente a Vassily Ivanchuk. En la urbe germana enfrentó a fortísimos rivales (3 de ellos con más de 2795, Valdimir Kramnik, Fabiano Caruana y Maxime Vachier-Lagrave) y salió bien parado, porque entabló contra ellos y superó a Ruslan Ponomariov.

Luego, en la Olimpiada de Bakú, Leinier realmente brilló al obtener 7,5 puntos de 10 posibles y por el PR de los rivales enfrentados conquistó la medalla de plata, la segunda para Cuba en el primer tablero, después del oro de José Raúl Capablanca, en 1939. En la capital azerí, el triunfo más importante del cubano fue el obtenido sobre el uzbeco Rustam Kasimdzhanov (2696); además, igualó frente a tres oponentes de más de 2700: Radoslaw Wojtaszek (Polonia), Pentala Harikrishna (India) y Anish Giri (Holanda).

El tercer evento que llevó a Leinier de regreso al Top 20 fue el Campeonato español de clubes, de primera división. El cubano nuevamente jugó con el Sestao Fundación EDP (como mismo hace con el San Petersburgo, de la Liga rusa) y, aunque el nivel de los adversarios fue inferior al de los otros dos certámenes, lo cierto fue que vimos una capacidad creativa en el juego de Leinier que nos recordó a la “versión de 2013”, cuando logró incluirse en el Top 10 del mundo.

Con el Sestao, Lenier, de segundo tablero en seis de las siete rondas, alcanzó 6 puntos de 7 posibles, gracias a cinco victorias y dos tablas. Esto le permitió aumentar el ELO en vivo en 16 unidades y, con 2752 puntos, de seguro regresarán las invitaciones a los torneos más fuertes del mundo.