Elaine Thompson, de 24 años, fue la reina de la velocidad en el atletismo. Foto: Getty.

Los jóvenes atletas que demostraron ser estrellas en Río 2016

Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro fueron el escenario perfecto para la despedida de varias leyendas del deporte en citas estivales como Usain Bolt, Michael Phelps y Carmelo Anthony; pero también la competición en la urbe sudamericana resultó ideal para conocer a jóvenes estrellas que brillaron ahora y, de seguro, darán mucho de qué hablar hasta Tokio, en 2020.

PENNY OLESIAK (Canadá, Natación)

Con solo 16 años recién cumplidos, esta formidable nadadora fue la deportista más destacada de Canadá en los Juegos de Río, al obtener cuatro medallas (una de oro, otra de plata y dos de bronce).

Penny Olesiak triunfó en los 100 metros, estilo libre, donde impuso récord olímpico, con 52,70 segundos. En los 100 metros mariposa, las otras siete finalistas tenían al menos siete años más que ella, pero el talento pudo más que la experiencia y la canadiense alcanzó la presea de plata, con 56,46 segundos, un récord del mundo para juveniles.

Además, Olesiak formó parte de las cuartetas de Canadá en los relevos de 4×100 y 4×200 metros, estilo libre, que concluyeron en la tercera posición.

Olesiak fue portada en no pocos medios de comunicación en Canadá y ya muchos la señalan como una posible reina de la natación para los Juegos de Tokio, en 2020; pero su entrenador considera que el mejor momento de la nadadora llegará en la cita de 2024.

KATIE LEDECKY (Estados Unidos, Natación)

Cuatro años atrás, en los Juegos de Londres, Katie Ledecky asombró a todos cuando, con solo 15 años y 4 meses, ganó el título olímpico en los 800 metros, estilo libre. Ahora, en Río, la estadounidense se convirtió en la reina de la natación, al obtener cuatro coronas y una medalla de plata.

Ledecky destaca, entre otras cosas, por su versatilidad. A sus 19 años es capaz de romper récords en las pruebas de fondo y, al mismo tiempo, compite y supera a las velocistas más sobresalientes del planeta.

En esta cita estival, Ledecky triunfó en los 200, 400 (con récord mundial de 3:56.46) y 800 metros en el estilo libre (con otra marca universal, de 8:04.79). Su cuarta presea dorada fue como parte del relevo de su país en el 4×200 metros, también del estilo libre.

De estos triunfos, el más llamativo fue el de los 200 metros, una distancia en la que apenas lleva un año compitiendo…y ya es titular del mundo y campeona olímpica; mientras, en su prueba favorita, los 800 metros, su dominio fue tan grande que le sacó 12 segundos a la ocupante de la segunda posición.

SIMONE BILES (Gimnasia Artística, Estados Unidos)

Simone Biles, de 19 años, fue una de las mejores atletas en Río y, sin dudas, reinó en su deporte, uno de los más seguidos en esta cita estival. La historia de vida de Biles podría inspirar un guión de una producción de Hollywood, porque la chica superó una infancia traumática, con una madre drogadicta y ya ha obtenido 10 títulos mundiales. A este impresionante palmarés se une la brillante actuación en la urbe sudamericana, donde alcanzó cuatro títulos y una presea de bronce.

Esta gimnasta ganó la competencia de máxima acumuladora, con amplia ventaja sobre su coterránea Alexandra Raisman y, además, triunfó en el caballo de salto, los ejercicios a manos libres y en el evento general por equipos. El bronce llegó en la viga de equilibrio.

En Tokio tendrá 23 años, una edad todavía ideal para seguir reinando en la gimnasia.

ELAINE THOMPSON (Jamaica, Atletismo)

Usain Bolt y Shelly Ann-Fraser Pryce corrieron en su última cita estival; pero Jamaica encontró el mejor relevo posible para mantener su dominio en la velocidad: la joven Elaine Thompson, de 24 años, quien ganó los 100 y 200 metros planos y fue segunda, como parte del relevo de 4×100 metros de su país.

Thompson había mostrado las primeras señales de su talento en el Mundial de Beijing, en 2015, donde terminó con plata en los 200 metros, detrás de la holandesa Dafne Schippers. En Río, la historia fue diferente, porque la jamaicana dominó los 100 metros, con tiempo de 10,71 segundos, por delante de la estadounidense Tori Bowie (10,83) y de Fraser-Pryce (10,86).

Luego, en los 200 metros, todos consideraron a Schippers como la gran favorita; sin embargo, Thompson corrió mejor y aventajó a la formidable holandesa por 10 centésimas. Al finalizar la carrera, las imágenes no podían ser más contrastantes: mientras Thompson celebraba su inesperado triunfo, Schippers, desconsolada y tendida sobre la pista, no podía creer el nuevo revés que había sufrido.

En Tokio, en 2020, Thompson tendrá 28 años, una edad con la que puede volver a dominar la velocidad olímpica. Talento tiene para ello.

Lea TODO el artículo en PanamericanWorld