Mejores momentos del deporte cubano en 2015

Yarisley Silva tuvo un gran 2015. Foto: Cubadebate

Yarisley Silva tuvo un gran 2015. Foto: Cubadebate

Los triunfos de la pertiguista Yarisley Silva, de los boxeadores en el Campeonato Mundial y del gimnasta Manrique Larduet pueden considerarse los tres momentos más destacados para el deporte cubano en 2015. Este fue un año ciertamente complicado, porque las autoridades habían identificado como principal objetivo mantener el segundo lugar en los Juegos Panamericanos de Toronto; sin embargo, la delegación terminó en el cuarto puesto, su peor actuación en más de medio siglo en este certamen.

Títulos de Yarisley Silva en Toronto y el Mundial de Beijing

La pertiguista Yarisley Silva fue, por mucho, la atleta cubana más sobresaliente en 2015. A sus 28 años, la pinareña demostró que está en la cima del salto con garrocha; pero lo que más impresionó en esta atleta fue la sangre fría que tuvo en varios momentos de las competencias fundamentales para dar el salto que la llevó hasta la cima del podio de premiaciones.

En los Panamericanos de Toronto, Silva sostuvo un fortísimo duelo con otras dos estrellas de la especialidad: la brasileña Fabiana Murer y la estadounidense Jennifer Suhr. La sudamericana marchaba delante, con un salto de 4,80 metros. La cubana tenía una sola oportunidad y la aprovechó para sobrepasar los 4,85 metros, que representó un nuevo récord para este torneo y convirtió a Silva en doble medallista dorada en Panamericanos.

La historia en el Mundial de Beijing tuvo muchos puntos de contacto con lo sucedido en la urbe canadiense. Una vez más Murer forzó al límite a Silva, porque la brasileña tenía un salto de 4,85 metros. Silva no se amilanó y pasó la varilla sobre los 4,90 metros. Este fue su primer título mundial, pues antes acumulaba una medalla de bronce, en la cita de Moscú, en 2013.

En Beijing, Cuba logró otro título, de la lanzadora de disco Denia Caballero, quien lideró el ranking mundial todo el año.

Triunfo colectivo en el Mundial de Boxeo

Después de una década sin ganar un Campeonato Mundial de boxeo, el equipo cubano brilló en el certamen organizado en Doha, Catar y que ofreció boletos a los Juegos Olímpicos de Río. En la arena Ali Bin Hamad Al Attiya, siete de los 10 púgiles cubanos subieron al podio de premiaciones y, de ellos, cuatro ganaron el título.

Dos de los mejores peleadores del planeta, Julio César La Cruz, de los 81 kilogramos—elegido el atleta más completo de 2015 por la Asociación internacional de boxeo— y Lázaro Álvarez, de los 60, cumplieron los pronósticos y conquistaron su tercer título mundial; mientras, dos jóvenes, Joahnys Argilagos, en la división de 49 kilogramos y Arlen López, en 75, sorprendieron con sus coronas. Quizás el revés más inesperado haya sido el de Erislandy Savón, en los 91 kilogramos, porque este peleador había tenido un recorrido invicto en las dos presentaciones de los Domadores de Cuba en la Serie Mundial de boxeo; sin embargo, cedió en la final ante el ruso Yevgueni Tishchenko.

Con sus cuatro títulos, Cuba superó por dos a Rusia y reconquistó una corona que no ganaba desde la cita de Mianyang, China, en 2005. Además, este año, la franquicia de los Domadores volvió a incluirse en la final de la Serie Mundial, donde cayeron frente a los Astaná Arlans de Kazajistán.

Actuación de peloteros en Grandes Ligas

El talento de los peloteros cubanos se hizo sentir con mucha más fuerza en la temporada 2015 de Grandes Ligas. Este año, por primera vez en la historia, tres jugadores sobrepasaron las 100 carreras impulsadas: Yoenis Céspedes, quien jugó con los Tigres de Detroit y luego fue traspasado a los Mets de Nueva York; Kendrys Morales, de los Reales de Kansas City y José Dariel Abreu, de los Medias Blancas de Chicago.

Además, “Pito” Abreu se convirtió en el segundo jugador—el primero fue el dominicano Albert Pujols—que en sus dos primeras campañas en las Mayores superó los 30 jonrones y las 100 carreras empujadas. En los campeones de la Serie Mundial, los Reales, sobresalió Morales, quien tuvo una formidable actuación, al terminar con promedio de 290, 22 cuadrangulares y 106 carreras impulsadas.

Céspedes fue una de las figuras claves en el repunte que tuvieron los Mets, que ganaron la Liga Nacional y retornaron al Clásico de Otoño por primera vez en 15 años. El granmense finalizó con 35 cuadrangulares y 105 empujadas. Desde el montículo sobresalió el cerrador Aroldis Chapman quien realizó los 62 lanzamientos más rápidos en las Grandes Ligas, entre ellos uno de 103,92 millas por horas. El holguinero salvó 33 partidos, tuvo un promedio de carreras limpias de 1,63 y ponchó a 116 bateadores en 66,1 entradas. El cubano se convirtió en el lanzador que más rápido ha llegado a los 500 ponches en las Mayores, porque solo necesitó 292 innings.

Título en la Serie del Caribe en San Juan

En 2014, el béisbol cubano regresó a la Serie del Caribe, el evento que agrupa a los campeones de las principales ligas de la región. Ese año, en Isla Margarita, los cubanos concluyeron en la última posición. En 2015 la historia fue diferente, porque el equipo de Pinar del Río, con refuerzos de otras selecciones, triunfó en la Serie organizada en San Juan, tras superar 3-2 a los Tomateros de Culiacán, en el partido por el título.

Individualmente resaltó el bateo del veterano Frederich Cepeda, quien fue premiado como Jugador Más Valioso del certamen; mientras, en el Equipo Todos Estrellas quedaron incluidos Yuliesky Gourriel, Luis Yander La O y el cerrador Héctor Mendoza.

Esta fue la noticia más importante para el béisbol cubano en 2015, porque en el torneo de más relevancia, el Premier 12, la selección nacional terminó en la sexta posición; mientras, en los Panamericanos de Toronto, el equipo finalizó, al igual que sucedió cuatro años antes, en Guadalajara, con la medalla de bronce.

Lea el resto del artículo en PanamericanWorld