Súper Bowl XLIX: milagro en Seattle y paliza de los Patriots

Los Seattle Seahawks parecían completamente perdidos contra los Green Bay Packers, en el partido de campeonato de la NFC. La ofensiva local poco podía hacer ante una defensa que, sin ser sobresaliente, estaba sobrecumpliendo su rol. La desesperación era evidente en la banca de Seattle, mientras su mariscal de campo, Rusell Wilson, era interceptado una, dos, tres… ¡cuatro veces! y, para completar el caos, recibía 4 capturas.

El partido era, por completo, de los Packers. Cojeando, con escasa movilidad, Aaron Rodgers se las había arreglado para tener a su equipo delante, 19-7. Solo un milagro podía evitar un nuevo viaje de Green Bay al Súper Bowl. Ese “milagro” ocurrió. Vino el TD de Wilson, por tierra que acercó a los Seattle 19-14, pero apenas quedaban 2:09 en el reloj. Los Packers tenían que errar de la peor manera posible y eso fue exactamente lo que hicieron: no pudieron recuperar el onside kick, así que los Seahaws recuperaron el ovoide y treinta segundos más tarde, Marshawn Lynch entró en la zona final, con una larga carrera, por la izquierda, de 24 yardas.

Esto fue un cubo de agua fría para los Packers; sin embargo, todavía no estaban muertos, así que Rodgers sacó fuerzas de donde ya no quedaban para construir una serie ofensiva que terminó con un gol de campo de 48 yardas de Matt Crosby que igualó el partido a 22. El desafío se fue al tiempo extra y los Seahawks recibieron el ovoide…y se encargaron de nunca más cederlo a Green Bay. Wilson, quien había jugado probablemente el peor desafío de su breve pero intensa carrera en la NFL, encontró a Jermaine Kearse (sus pases a este receptor habían sido interceptados a lo largo de todo el juego) y este corrió 35 yardas, hasta entrar en la zona final, para completar la mayor remontada en la historia de un partido de campeonato.

Wilson no podía creerlo; tampoco Rodgers. Seattle se convirtió el primer equipo, en diez años, en jugar dos Súper Bowls consecutivos. ¿El anterior? New England Patriots.

EL SEXTO VIAJE DE TOM BRADY – BILL BELICHICK AL SÚPER BOWL

El partido de campeonato de la AFC fue menos complicado de lo esperado para los Patriots. La gran mayoría pronosticó una victoria de los locales, pero no de una manera tan holgada. La primera parte del desafío terminó 17-7 y parecía que los Indianápolis Colts, un equipo con muchas armas ofensivas, todavía tenía posibilidades; sin embargo, en los siguientes treinta minutos, Andrew Luck no pudo hacer nada para detener la debacle. Tom Brady se recuperó de un comienzo flojo y lanzó 3 TD, mientras LeGarrette Blount corrió 148 yardas y 3 TD.

Por tanto, el Súper Bowl XLIX, en Phoenix, lo jugarán los dos números 1 de cada conferencia. No hubo casualidad en los playoff 2015 de la NFL; aunque para que se cumplieran los pronósticos tuvo que ocurrir un “milagro”, o sea, 14 puntos en 2 minutos. Increíble, pero cierto. Para cualquier duda sobre la autenticidad del “milagro”, preguntar a los Packers.