Serie Mundial: empate Real (II)

El jonrón de Omar Infante cerró el rally de 5 carreras en el 6to inning.

El jonrón de Omar Infante cerró el rally de 5 carreras en el 6to inning.

Un día después de su pobre presentación en el primer juego de la Serie Mundial 2014, los Reales de Kansas City volvieron a poner en práctica aquellos elementos que los llevaron desde el fondo de la tabla de posiciones de la división central de la Liga Americana hasta el Clásico de Otoño: bateo oportuno y un bullpen intocable.

El desafío comenzó de la peor manera para los locales: Gregor Blanco “adivinó” una recta de 98 millas de Yordano Ventura y colocó la pelota más allá de las cercas del jardín derecho. La ventaja de los Gigantes de San Francisco no duró mucho tiempo, porque en el cierre del primer inning, Billy Butler aprovechó un desliz de Jake Peavy y, con dos outs en la pizarra, igualó el partido.

A partir de allí tuvimos un desafío interesante (mucho más que el primero) que encontró decisión en el cierre del sexto inning. Después de otro imparable de Butler que puso delante a los Reales, 3-2, el director de los Gigantes, Bruce Bochy, creo que equivocó por completo el plan, al traer al relevista Hunter Strickland (aunque entiendo que Tim Lincecum sigue siendo una “caja de sorpresa” y, para colmo, lesionado), quien recibió, en apenas seis pitcheos, dos batazos consecutivos que decidieron el encuentro: primero el receptor Salvador Pérez empujó dos carreras, con un doble y, para rematar el rally, Omar Infante conectó un jonrón.

Del resto se encargó el formidable bullpen de los Reales. En el sexto, Ned Yost trajo a Kelvin Herrera, para acabar con la amenaza de los Gigantes. Las rectas de humo de Herrera sacaron de paso a los rivales. Luego, en el octavo, Wade Davis no afrontó dificultades y cerró Greg Holland—el primer ganador del premio Mariano Rivera, como mejor relevista de la Liga Americana—quien ponchó a tres de los cuatro bateadores que enfrentó.

La serie se traslada al AT&T Park. Los Gigantes creo que llegan tranquilos, porque lograron el objetivo de cualquier visitante: dividir honores. ¿Pesará su condición de locales? Los Reales han jugado muy bien fuera de casa (marca perfecta, 4-0), así que esperan que el abridor Jeremy Guthrie (vs. Tim Hudson) “camine” la mayor cantidad de entradas, para que después el trío de relevistas más impresionante ¿de la última década? vuelva a encargarse de todo.

Vea además:
Box score Kansas City 7-2 San Francisco