Julio César La Cruz retorna al cuadrilátero

El doble campeón mundial de boxeo, Julio César La Cruz, ha estado alejado del ring por casi dos meses. El 4 de enero sufrió una herida, producida por un arma de fuego, al salir de un centro recreativo en su natal Camagüey; pero, afortunadamente, su recuperación ha sido muy rápida. El mejor boxeador de América en 2013 está ansioso por volver a ponerse los guantes y su esperado retorno ya tiene fecha confirmada: el 28 de febrero enfrentará a un peleador de los Bakú Fires de Azerbaiyán, en el Coliseo de la Ciudad Deportiva, en La Habana, en otro duelo de la cuarta edición de la Serie Mundial de Boxeo.

La Cruz solo tiene 24 años. El boxeo llegó a su vida desde temprana edad y en esto jugó un rol importante su mamá, Ana de la Caridad La Cruz Peraza. El talento del joven peleador, su disciplina, dedicación y voluntad le permitieron convertirse en una de las grandes estrellas de la llamada “Escuela cubana de boxeo”.

¿Cuántos recuerdos vienen a su memoria cada vez que sube al ring?

Muchos. Cuando uno es de provincia, no de La Habana, siempre tiene que esforzarse más para llegar a los equipos nacionales. En la base, mis primeros entrenadores fueron Reinaldo Toledo y  Yuri Triana. Luego pasé a la Escuela de Iniciación Deportiva Escolar (EIDE) Cerro Pelado de Camagüey.

Cuatro veces campeón nacional y titular en todas las categorías escolares y juveniles, La Cruz exhibe un boxeo técnico,  con desplazamientos, movilidad y defensa sobre el ring.

¿Cuáles son sus principales referentes en el pugilismo?

Hice mucho énfasis en el estilo de Lorenzo Aragón; también me gustaba la esgrima boxística de Mario Kindelán y Adolfo Horta. Ellos han sido parte de mi estudio y quizás lo que hago ahora no se parece a su estilo, pero es semejante.

De los dos títulos mundiales, en Bakú 2011 y Kazajstán, en 2013 ¿Cuál  tuvo más significación para usted?

El primero, en 2011, porque era mi estreno en un evento de este nivel y aunque uno siempre va con la intención de ganar en ese momento no estaba entre los pronósticos. Sin embargo, le demostré al mundo y a mí que sí podía y derroté a los mejores en mi división. En 2013 ya venía con experiencia, con maestría boxística a la hora de manejar la pelea en el cuadrilátero y fue un poco más fácil.

2011 fue un año de éxitos para Julio César. Al ya mencionado título mundial se unió el de los Juegos Panamericanos de Guadalajara, México,  el primer lugar del ranking mundial en la división de 81 kilogramos y la nominación como mejor boxeador de América y atleta en Cuba. Luego, 2012 fue fatídico. Para la cita estival de Londres, La Cruz fue considerado como el principal favorito para obtener la medalla de oro; sin embargo su derrota ante el brasileño Yamaguchi Falcao, en la fase de cuartos de final, sorprendió a fanáticos y especialistas.

¿Qué sucedió en la Olimpiada de Londres?

Fue una amarga experiencia que ya está borrada de mi mente. La vida me ha demostrado que el hombre se cae, pero se ve más fuerte cuando se levanta. Gracias al apoyo de mi mamá, del entrenador Raúl Fernández, del psicólogo Julio Ordoqui  y de todas las personas que confiaron siempre en Julio Cesar La Cruz y me ayudaron a salir de ese bache.

¿Cuánto ha influido en su carrera deportiva Raúl Fernández?

A lo largo de mi carrera han sido varios los entrenadores que me han aportado mucho. Está el caso de Reinaldo Toledo,  Yuri Triana, Arístides Peralta, Ramiro Basulto, Ramón Beltrán que me enseñó la esgrima boxística de dar y que no te den y Pedro Roque; pero el profesor Raúl Fernández ha sido el padre que no tengo. Nunca se ha equivocado en lo que me ha dicho y si he triunfado ha sido por la experiencia y los consejos de él.

En enero de 2014 se produjo el asalto en Camagüey. La Cruz llevó la peor parte, porque fue herido por una bala y necesitó una intervención quirúrgica.

¿Cómo ha sido la recuperación?

Estoy bien. He salido adelante a fuerza de voluntad y disciplina, ya que he cumplido con todo lo establecido por los médicos y entrenadores. Quiero agradecer al personal de la salud del Hospital Frank País aquí en la capital y al provincial Manuel Ascunce en Camagüey que estuvieron al cuidado de mí, también a las autoridades de la policía y al alto mando del Instituto de Deporte, Educación Física y Recreación.

Este incidente impidió que La Cruz peleara en varios matches de la selección Domadores de Cuba, líderes del grupo B en la Serie Mundial de Boxeo. Hasta el momento del ataque Julio César tenía dos victorias, sobre Pawel Stepien (Hussars de Polonia) y el croata Hrvoje Sep (Astana Arlans de Kazajstán).

¿Cuándo regresa  al ring en la Serie Mundial?

Debo incorporarme el próximo viernes 28 de febrero, contra Azerbaiyán. Me estoy preparando muy bien, porque será algo especial pelear por primera vez aquí en el Coliseo de la Ciudad Deportiva ante un público entusiasta, que será exigente y tendré que dar lo mejor.

¿Qué sucederá en la Olimpiada de Río de Janeiro, en 2016?

No quiero adelantarme, pero hasta la fecha voy con buen ritmo y de seguir cumpliendo todo lo establecido por mi entrenador debo llegar en la mejor forma; aunque lo primero es cumplir con éxito los compromisos más inmediatos: la Serie Mundial de Boxeo y los Juegos Centroamericanos de Veracruz.

Fuera de los cuadriláteros ¿Cómo es Julio Cesar La Cruz?

Me gusta estudiar mucho,  leer, ver televisor, también camino y me relaciono con las personas. También de vez en cuando doy una vuelta a mi natal Camagüey, para ver a mi mamá y a mi pequeña niña de cuatro años, Channet Velicia La Cruz Reyes.

Satisfecho con la actuación de los Domadores cubanos en la Serie Mundial de Boxeo, Julio César La Cruz Peraza espera con ansiedad su regreso. Mientras tanto, desde afuera, sentado en una butaca del Coliseo de la Ciudad Deportiva, el campeón ofreció todo su apoyo a sus compañeros de equipo que, en el match más reciente, barrieron 5-0 a los Astana Arlans de Kazakstán y mantuvieron la cima  en el grupo B.

Palmarés de Julio César La Cruz:

Campeón Mundial en Bakú, 2011, en los 81 kilogramos, al derrotar en la final al kazajo Adilbek Niyazymbetov y en Almaty, Kazajstán, 2013, tras superar en el combate por el título al mismo rival.

Campeón de los Juegos Panamericanos de Guadalajara, 2011

Campeón nacional en cuatro ocasiones (2010, 2011, 2012 y 2013)

Campeón en tres ocasiones del torneo Internacional “Giraldo Córdova Cardín” (2010, 2011 y 2012)

Mejor boxeador de América, en 2011 y 2013, un premio que otorga la Confederación Panamericana de Boxeo

Por Yodeni Masó / M. Gómez en Panamerican World