Ichiro, el arte de batear


A sus casi 40 años, Ichiro Suzuki ya no corre como antes, así que los roletazos lentos no los puede convertir en jits; pero ni siquiera el envejecimiento ha detenido su habilidad ofensiva. El único jugador japonés con reales posibilidades de llegar algún día—exactamente cinco años después de su retiro oficial—al Salón de la Fama en Cooperstown alcanzó recientemente una marca que solo dos grandes y polémicos jugadores, Pete Rose y Ty Cobb,  habían conseguido: 4000 jits.

Los primeros 1278 imparables de Ichiro los logró mientras jugaba en la Liga japonesa. Los otros 2722 llegaron en sus 14 temporadas en Grandes Ligas, 12 con los Marineros de Seattle y las últimas dos con los Yankees de Nueva York.

De acuerdo con The Pinstriped Bible (@pinstripebible), los 4000 indiscutibles de Ichiro se dividen de esta manera: 3106 sencillos, 552 dobles, 116 triples y 226 cuadrangulares. Los 1278 jits en Japón fueron con el Orix Blue Wave; mientras, con los Marineros alcanzó 2533 y, hasta el momento, 189 con los Yankees. Quizás su récord más impresionante y que podría mantenerse un largo tiempo en los libros haya sido la espectacular temporada de 2004, cuando rompió la marca de George Sisler, al lograr 262 jits.

Además, Ichiro ganó en dos ocasiones el título del Clásico Mundial, con Japón, en 2006 y 2009. En su país lo consideran el mayor ícono deportivo, no solo por sus extraordinarios logros sobre el terreno, sino también porque Suzuki encarna los valores más tradicionales de la cultura japonesa: trabajo fuerte y constante, humildad, vida familiar.

Ichiro todavía tiene un año de contrato con los Yankees, por el que recibirá 6,5 millones de dólares. ¿Qué vendrá después? Probablemente el retiro y el camino abierto a Cooperstown.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

About micolumnadeportiva

Soy periodista y profesor de Periodismo Hipermedia en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana