Cuba en el Clásico Mundial: cayeron los samuráis

Yasmani Tomás conectó un largo jonrón (foto tomada del sitio oficial del evento)

Yasmani Tomás conectó un largo jonrón (foto tomada del sitio oficial del evento)

La tensión se mantuvo hasta el último out; pero, finalmente, la selección cubana de béisbol dejó atrás su historia de reveses ante Japón y obtuvo una convincente victoria, 6 carreras a 3, por lo que concluyó en la primera posición del grupo A y enfrentará a Holanda en el inicio de la segunda fase del III Clásico Mundial.

Víctor Mesa volvió a sorprender en la alineación, al subir a Yuliesky Gourriel al segundo turno; mientras José Miguel Fernández se mantuvo como tercero y Yasmani Tomás entró en lugar de Alexei Bell, quien tiene una lesión en uno de sus dedos. Dos de los tres cambios del siempre polémico director cubano tuvieron un buen resultado.

Después de tres innings sin conectar imparables ante el abridor Otonari, la selección cubana abrió el marcador en el cuarto capítulo, cuando Yasmani Tomás disparó un enorme cuadrangular por el jardín izquierdo. Luego, en el cuarto, creció la diferencia: el mentor nipón colocó en el montículo a su mejor lanzador, el derecho Masahiro Tanaka y Fernández abrió la entrada con imparable al centro. A continuación, Frederich Cepeda volvió a demostrar su excelente forma, al conectar un doble al derecho que impulsó al matancero.

En el cierre del sexto, Fernández nuevamente fue protagonista de otra anotación, porque su larga línea montó al jardinero central y llegó a segunda. Cepeda falló en un roletazo a la primera base y, un minuto más tarde, José Dariel Abreu remolcó la anotación con un jit de línea al izquierdo.

El mejor momento de la ofensiva cubana llegó en el cierre del octavo inning. Con dos hombres en circulación, Alfredo Despaigne sacó la pelota por el jardín central y esto le otorgó una ventaja decisiva a la selección nacional, 6 por 0.

Con esa diferencia en la pizarra, parecía que el partido terminaría tranquilo; sin embargo, en el noveno inning los relevistas cubanos perdieron el control y esto propició una rebelión nipona. Raciel Iglesias no pudo repetir su buena actuación ante Brasil y otorgó dos bases por bolas consecutivas. Víctor no esperó mucho y trajo al zurdo Darién Núñez, quien tampoco encontró el home plate y, sin batear, los locales llenaron las bases.

Vladimir García permitió dos imparables y, para sorpresa de muchos en Cuba y alegría de los fanáticos en Fukuoka, el partido se cerró, 6 por 3. El avileño logró un poco más de concentración y ponchó al último bateador nipón. De seguro, muchos en nuestro país respiraron aliviados.

Los mejores bateadores del encuentro fueron Alfredo Despaigne, de 4-2, con tres impulsadas; mientras  José Miguel Fernández terminó de 3-2 y José Dariel Abreu, de 4-2.

Ahora la selección cubana viajará hasta Tokio, donde enfrentará a Holanda, en el inicio de la segunda fase del torneo; mientras, Japón chocará contra Taipéi de China. La elección de Víctor como abridor será el espirituano Ismel Jiménez.

Publicado en Cubahora

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
micolumnadeportiva

About micolumnadeportiva

Soy periodista y profesor de Periodismo Hipermedia en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana